Andréa Chénier

Opera en cuatro actos de Umberto Giordano



28 de agosto de 1867 - 12 de noviembre de 1948


Giordano comenzó a componer su ópera más conocida,

Andréa Chénier, en 1894.

El libreto había sido escrito por Luigi Illica.

Fue estrenada en La Scala en marzo de 1896.

La siguiente ópera de Giordano fue Fedora

y la completó en 1898.

Aunque no obtuvo el enorme éxito de Andréa Chénier,

Fedora fue bien acogida y se convirtió en la segunda ópera más conocida del autor.

Su siguiente obra, Siberia, también fue exitosa,

pero después de su estreno en 1903 la carrera de Giordano

declinó hasta por lo menos 1924.

Entonces hubo una especie de recuperación

gracias al suceso de La Cene della Buffe.


ARGUMENTO

Andréa Chénier se desarrolla en cuatro actos,

emplazados en París, en el año 1789 y 1794.


Acto primero

Salón del palacio de Coigny, donde se celebra una fiesta. El sirviente Carlo Gerard, se manifiesta un rebelde descontento de su condición, a la vez que muestra su esperanza de un cambio social y pueda él ocupar una relevante posición para así conseguir el amor de Magdalena, la hija de la aristócrata Condesa de Coigny, de quien está secretamente enamorado.

Magdalena, trata al criado como a todos, con extremado desdén y frialdad. Entre los convidados a la fiesta se encuentra el poeta Andréa Chénier, quien es saludado con mucho afecto por todos.

Después de que unos actores disfrazados de pastores cantan y bailan en medio de la sala, Magdalena solicita al poeta Chénier que improvise algo sobre un tema amoroso. El joven la ama, y deseoso de interesarla y esperando conquistar su corazón, accede a la demanda.

Guiado por una súbita inspiración, canta la ternura que a su sensibilidad de poeta inspira el dolor de la gente más pobre.

Su canción produce un efecto de frío malestar entre los invitados, como el presagio de un terrible mal que se aproxima. Cuando la alegría retorna a los intranquilos espíritus de la concurrencia, irrumpe violentamente en el salón el criado Gerard acompañado de un grupo de hombres y mujeres humildemente vestidos, los cuales expresan su descontento por la miseria en que se debaten mientras otros nadan en la opulencia.

Los sirvientes del castillo, a duras penas pueden arrojar de la sala a esta inesperada turba. Con la emoción producida por este percance, Magdalena y Chénier se expresan su mutuo amor.

Acto segundo

Terraza de una taberna en un barrio de París. Es el año 1794. Han pasado cinco años desde el acto primero y la acción transcurre ahora en plena Revolución Francesa. El poeta Chénier, que ha denunciado al caudillo Robespierre, es encarnizadamente perseguido por los partidarios de éste.

Mientras Chénier espera a su amigo Roucher, que debe proporcionarle un pasaporte para poder huir de Francia, una vieja se le aproxima entregándole una carta, siendo observada por un espía que sigue los pasos del joven poeta.

En el misterioso mensaje, una dama que no firma le pide una entrevista. Llega Roucher con los papeles arreglados para la fuga, pero Chénier se niega ahora a abandonar París porque hay una mujer que necesita su ayuda.

Mientras los amigos discuten acerca de las acciones a seguir, pasa por el fondo Robespierre seguido de un gran tumulto.

Aparece de nuevo la vieja mujer, que no es otra que Bersi, criada de Magdalena de Coigny, actualmente arruinada y perseguida por el régimen de terror que impera en Francia.

La vieja entrega un nuevo mensaje a Chénier en el que su patrona fija la hora y el lugar para la cita.

Entre tanto, el espía que seguía la pista del joven poeta ha ido a dar cuenta de los manejos de éste a Gerard, el ex sirviente de la condesa de Coigny, convertido actualmente en un importante personaje de la Revolución.

Cae la noche y aparece Magdalena, quien, al encontrarse y ser reconocida por su antiguo pretendiente, es abrazada con gran júbilo por el sorprendido poeta.

Chénier jura por su vida que, ya que el destino la logrado juntarlos de nuevo después de tantas penas y sinsabores, nunca más se separarán.

Al poco rato, la llegada de Gerard interrumpe el amoroso encuentro.

El antiguo sirviente, al ser advertido por el espía de la reunión de los jóvenes, pretende llevarse a Magdalena, por quien aún siente una encendida pasión.

Chénier, en defensa de su amada, pelea con Gerard. En el dura riña que sostienen, éste es herido por el poeta, quien consigue escapar acompañado de Magdalena.

Acto tercero

Sala del Palacio de Justicia donde sesiona el Tribunal Revolucionario de París, y en el que Carlo Gerard actúa como acusador. Chenier ha sido apresado y se apesta para ser juzgado.

Gerard, que sabe que Magdalena quiere asistir al proceso, redacta la acusación de su rival.

Luego se le presenta Magdalena suplicándole que intervenga en favor del poeta, a lo cual Gerard se niega cruelmente.

Entonces, la enamorada mujer se le ofrece con la promesa ser suya carnalmente si Chénier sale libre. El astuto Gerard, que no esperaba otra cosa, acepta el trato jurándole hacer todo lo posible para salvar al joven poeta.

En actitud serena, Chénier comparece ante el tribunal.

Por propia voluntad, quiere actuar él mismo como defensor, acción que realiza con el vigor y el brillo característicos de su fecunda imaginación de poeta. Pero su conmovedor discurso no consigue convencer a los jueces.

Entonces, toma la defensa Gerard, quien, consecuente con lo que ha prometido a Magdalena, trata de sacar del mal paso al acusado, afirmando que todas las denuncias que han sido presentadas en contra suya son falsas.

Por un instante parece que los miembros del tribunal vacilan, pero la cruel multitud, que odia al joven poeta por creerlo aristócrata, reclama su cabeza.

Así, el presidente, tras breve deliberación con sus compañeros, lee el fallo del tribunal en el cual se complace al pueblo condenando a Chénier a la guillotina.

Acto cuarto

Celda de la prisión de San Lázaro en París. Es medianoche. El poeta Chénier, que se halla ahí recluido, escribe sus últimas letras antes de morir, pues sabe que en el próximo amanecer le aguarda la guillotina.

Su amada Magdalena, que no le ha olvidado, ha logrado de Gerard que le sea concedida una entrevista con el poeta, y acompañada de aquél penetra en la celda.

Una conmovedora escena tiene lugar en el encuentro de los dos enamorados. La audaz Magdalena, cuyo ánimo heroico es tan grande como su amor, una vez entre los muros de la sombría cárcel, ha sobornado a un guardia para que la sustituya por una dama condenada a morir en las horas siguientes.

Así se ha hecho, saliendo esta mujer en su lugar y quedando ella prisionera y lista para ser ajusticiada.

El carcelero la llama primero a ella y luego a Chénier, pues ha llegado su hora.

Magdalena de Coigny, oculta bajo el nombre de Idia Legray, y Andrea Chenier, ahora ya unidos para siempre, marchan juntos hacia la guillotina.
Es el día 25 de julio de 1794, en que la historia señala que el verdadero Andréa Chénier fue ejecutado.




Montserrat Caballé - La mamma morta

Acto tercero

Andrea Chenier


4 Comments:

Blogger Clarice Baricco said...

En una noche lluviosa, descanso aquí en tu casa.
Qué más escuchar...

10:45 PM  
Blogger INMA said...

Conocía esta ópera de la famosa película Philadelphia, pero no conocía su historia;
gracias por acercarme a ella.

Besos desde España. Inma

10:33 AM  
Blogger BELMAR said...

En cuanto a lírica, me gustan los constructos wagnerianos...

5:27 AM  
Blogger Susana said...

Quiero Tristan e Isolda.
Y el "Va pensiero"
Por favorrrr!!!!

11:13 PM  

Post a Comment

<< Home